El cansancio impide que la palabra salga

Ni siquiera la amenaza de la muerte puede levantarlo, ni el clamor de la tormenta o el crujir de los postigos lo sacan del mutismo. Un sonido, vocal, primario parece emerger y se extingue en gemido sordo. 
Cierra los ojos y se va. 

Author: Salvador Alanis

Escritor. Nacido en la Ciudad de México (1964). Vive actualmente en Toronto.

Leave a Reply