Ceguera

Creo que lo menos inteligente que te pueden decir cuando pierdes una facultad es que el organismo sustituirá la carencia por una reacción superlativa de los órganos sanos.  Lo que sucede es que tu universo reducido te habla de frente y tienes que aprender a vivir en dimensiones reducidas.  Eso es todo.  La necesidad metafísica de pensar en la inteligencia de nuestro organismo como algo infalible es parte de una educación conservadora que se niega a reconocer los defectos en la estructura de nuestro cuerpo.  Nuestro cuerpo, réplica del cuerpo místico de Cristo, imagen del cosmos, pronunciamiento de Dios en la finitud, no puede ser tan imperfecto y por eso nos rehusamos a reconocer que la vista nos abandona, que nuestra movilidad es limitada, que la fuerza con que enfrentamos los obstáculos del mundo es insuficiente.  También es evidente que la idea de sustitución esconde la incapacidad de reconocer la desigualdad, seña de identidad de la condición humana.