Lo que hicimos fue aumentar nuestra fragilidad. Nos pusimos directamente en donde cualquier cosa nos pudiera romper el equilibrio. Ahora los dos nos vemos sabiendo que tenemos una responsabilidad compartida y que no estamos seguros de nada. Entre más elementos añadimos a la historia, más establecidos estamos, y también más vulnerables.

Ayer sentía una brecha entre cada hora que pasaba. Cada respiración se separaba de la siguiente. Al voltear la mirada, encontraba un paisaje totalmente nuevo.

Pánico.