Plan de escape:

Me pareció curioso encontrar toda una fuente de ingresos relacionada con el manejo de planes de escape y manipulación del pánico. Me parecía que la escatología era un tema que al irnos alejándonos del milenarismo, iría desapareciendo paulatinamente. No es así. La necesidad de un plan alternativo que garantice la supervivencia y el resguardo de los bienes resultó ser lo suficientemente relevante como para que se pudiera establecer una industria. Al parecer, las cosas buenas se mantienen.

Hoy llovió un poco. Después de la calurosa temporada, el viento cortaba el fin del verano. Matías y yo caminamos entre los árboles. Nos sentamos a platicar y a él le costaba trabajo pronunciar las primeras palabras. Cada vez que aplaudía para hablar, yo sentía un dolor muy intenso.

Mi hermana y yo

Me miro al espejo desde hace veinticinco minutos. Estoy desnudo del torso y me empiezo a acostumbrar a mi delgadez, al pecho lánguido, a los hombros caídos. Sé que no gusto a las mujeres. Me adecúo a mi torpeza física. Mi cabello se enrosca en el frente de forma ridícula y no hay forma de arreglarlo. A pesar de todo esto, me miro al espejo con cierta complacencia. Respiro. Después de veinticinco minutos me sigo viendo y miro a un lado. Mi hermana ha estado mirándome desde el principio. Al descubrirla, me invade un sobresalto.