La paciencia

Para Kafka, el pecado original del hombre es la impaciencia. Me siento a esperar que el curso de mi vida tome un giro inesperado y siento que me arde el estómago. He contado trescientos cincuenta automóviles que cruzan frente a mi ventana. Me invade un llanto extraño que comienza desde mis codos.